La Polémica medida para las motos de 125

El ministro del Interior, Grande-Marlaska, y la DGT han presentado nuevas medidas para el sector de la moto, entre ellas la obligatoriedad de realizar un nuevo curso para conducir motocicletas de 125 cc para los titulares del carnet B.

La asociación nacional de empresas del sector de dos ruedas, Anesdor, se ha mostrado en contra de esta medida, ya que los accidentes mortales de motocicletas se corresponden con las motos de los permisos A1 y A2.

Además, las cifras de siniestralidad con la homologación B/A1 en 2023 hacen restarle sentido a la propuesta. Mientras las motos con el carnet A1 representan un 11,91% de las frecuencias de siniestralidad, seguido de los conductores con el permiso A2, los que cuentan con la equivalencia B/A1 muestran una tendencia decreciente en los últimos años, hasta llegar al actual 8,04% en 2023.

La medida tendrá impactos negativos en el motosharing, siendo España el segundo mercado mundial, mientras que Madrid y Barcelona están en el top global con mayor flota.

Muchas de estas compañías utilizan motocicletas de 125 cc eléctricas y, si bien el ciclomotor es una opción, no puede circular ni por autovía ni por autopista, limitando así los servicios.

En cuanto a la electromovilidad, en 2023 el 98% de las motocicletas eléctricas matriculadas eran aptas para el B/A1. Además, la flota de motosharing es mayoritariamente eléctrica, por lo que el impacto sobre esta modalidad supondrá un retroceso.

Anesdor también recalca que influirá negativamente en la industria surgida en España alrededor de la moto eléctrica, la cual se concentra en su mayoría en Cataluña.

Por otro lado, Anesdor ha señalado que esta medida tendrá impactos de gran peso. Por ejemplo, los conductores optarán por sacarse directamente permisos de mayor cilindrada (como el A2), ya que los cursos tendrán un coste adicional al precio que tiene sacarse el carnet B.

Riaño ha concluido explicando que esta medida afectará a varios sectores de la población como las rentas más bajas, dado que las motos pequeñas son el vehículo motorizado más económico, así como a los colectivos de trabajadores de ‘food delivery’ o de reparto de última milla.

En resumen, la obligatoriedad del curso para conducir motocicletas de 125 cc ha generado oposición por parte de Anesdor, ya que los accidentes mortales de motocicletas se corresponden con las motos de los permisos A1 y A2. Además, la medida tendrá impactos negativos en el motosharing y en la industria de la moto eléctrica en España.