Tacita Discanto quiere ganar el Dakar con una moto eléctrica

El equipo Tacita Discanto, se suma al desafío de correr el Dakar con una moto eléctrica y con aspiraciones de ganar la carrera.

Una moto eléctrica diseñada específicamente para competir en terrenos de raid, con la intención de destacar en su categoría.

La marca italiana, Tacita, participará en el evento con dos unidades pertenecientes al equipo oficial Tacita Formula Corsa. Competirán en la categoría denominada Dakar Future – Mission 1000, una división independiente que exclusivamente incluye vehículos eléctricos, híbridos o impulsados por hidrógeno.

Este enfoque refleja la adaptación del mundo de la competición a los avances en la movilidad sostenible, incorporando cada vez más vehículos respetuosos con el medio ambiente en diversas competiciones.

Tacita, especializada en motos eléctricas desde su fundación en 2011, da un paso audaz al aventurarse en un nuevo segmento, llevando su proyecto directamente a la competición más desafiante del mundo y dedicando dos años de trabajo a esta iniciativa.

La Tacita Discanto, aunque se conocen pocos detalles técnicos, destaca por su peso de tan solo 180 kg, incluida la batería. Equipada con un motor de refrigeración líquida y una caja de cambios de 5 velocidades, alcanza una velocidad máxima de 150 km/h, limitada electrónicamente.

En cuanto a la autonomía, la Tacita Discanto aborda esta preocupación con un sistema propio de intercambio rápido de baterías, permitiendo al equipo de asistencia reemplazarlas con la menor pérdida de tiempo posible, incluso en medio del desierto.

Después de cada etapa, el equipo cuenta con remolques equipados con paneles solares, generadores eólicos y baterías de hidrógeno para recargar las motos y proporcionar energía a todas las herramientas y luces necesarias para su trabajo.

Este proyecto de Tacita demuestra ser completamente autosuficiente y sostenible en todas sus áreas, marcando el avance imparable hacia un futuro de competición más respetuoso con el medio ambiente.